Reggae en vinilo: “El reggae no se escucha, se siente, quien no lo siente no lo comprende”

 

reggae1

Esta frase pertenece a Robert Nesta Marley y es una realidad. Hay que sentir ese ritmo, esos cuatro tiempos sobre los cuales se dibujan melodías mágicas desde hace más de 50 años y que han conseguido cambiar el destino de la música a nivel mundial.

Después de invadir el centro neurálgico del rock, el Londres de los años 70, el reggae se esparció como un virus que modificó genéticamente el sonido y el mensaje de la música popular. Pero intentando no soslayar la frase de Bob, quisiera dar mi opinión como amante del reggae y de los vinilos, de lo que significa “escuchar” reggae.

El reggae es tal vez el género que más se adapta al formato del vinilo, desde los primeros rocksteady surgidos de la isla, provenientes de su hermano mayor (el ska), hasta los ritmos reggae y sus subgéneros que fueron evolucionando a la par de los vinilos.

Desde los primeros prensados jamaiquinos de baja calidad de los 60, hasta la evolución de los sellos americanos e ingleses de los 80 –a mi juicio, época de oro del sonido vinilero a nivel general-, sellos como Tuff Gong, Mango e Island lograron vinilos excelentes con un sonido que ronda la perfección audiófila. Graves bien definidos, donde subgéneros como el dub se lucen en esas bases rítmicas inigualables, y las armonías vocales de las bandas roots, que maravillan a cualquier oyente, sea amante del género o no.

Como fanático del vinilo y coleccionista desde hace algunos años, puedo escuchar algún otro género en otro formato, pero no se me ocurriría escuchar un disco completo de reggae si no es en vinilo. No en vano el reggae es el único género que jamás dejó de editar música en vinilo. Por supuesto que no con la producción acostumbrada, pero tanto en 12 pulgadas o con los simples a 45 revoluciones, nunca dejaron de fabricarse y de ser usados por los DJ en los Sound Systems de la isla, donde nunca faltó un buen vinilo.

En Argentina no contamos con una gran cultura reggae. A decir verdad, la mayoría de la gente desconoce el género y los coleccionistas se contentan con tener uno o dos vinilos de Marley, algo de Tosh y algún compilado nacional donde una tapa con dos palmeras o unas ojotas mezcla los “éxitos” de moda.

Por eso, armar una buena colección de reggae en vinilo lleva tiempo, ingenio y perseverancia, además de dinero, ya que hay verdaderas joyas en edición original que son casi imposibles de conseguir, y de hacerlo, se cotizan mucho.

Por suerte, algunos sellos han reeditado muchos álbumes que de no ser así nos privaríamos de tener ya que las tiradas originales fueron escasas y hoy no se consiguen. Es el caso de Super Ape, vinilo de Lee Perry and The Upsetters, infaltable en cualquier colección, con un sonido aceptable. Greensleves de UK ha editado varias joyas con un sonido excelente y una muy buena gráfica también. Entre ellos podemos nombrar On the Rocks de Wailing Souls, Day to Day Living de Don Carlos y Black Sound of Freedom, el disco debut de Black Uhuru. Estos discos podés comprarlos con los ojos cerrados ya que no te van a defraudar.

reggae2

Otro sello impecable es Negus roots (americano), que ha reeditado dos vinilos que no podés dejar de escuchar. El primero, de una artista que murió con 23 años dejando dos discos inigualables. Durante años fue imposible conseguir esos originales y hoy existen esas joyas reeditadas. Me refiero a Lacksley Castell, con sus álbumes Morning Glory y Princess Lady. Este sello también editó Positive Vibez de Horace Martin, un álbum de rockers casi perfecto.

reggae3

Si quieren bucear en esos álbumes, y en varios otros en ediciones originales, pasen por ebreggae.com.

Por supuesto están las primeras ediciones, a las cuales quisiera referirme. Hay varios incunables que disfruto cada vez que giran en mi bandeja. Catch a Fire y Burning de los Wailers, cuando eran una banda, con Peter Tosh y Bunny Wailers componiendo y cantando a la par de Bob, los dos de Island Records. O el gran Visions de Dennis Brown del sello Shanachie. The Same Song, de Israel Vibration, sello Top Ranking o la segunda edición de Pressure Sounds. Night Nurse de Gregory Issacs, de Island. The Roots is There de Mighty Diamonds (sello Music Works). Gheto-ology de Sugar Minott (Trojan). Y por supuesto los geniales Satta Amasagana, Arise y Forward de The Abyssinians (sello Alligators).

Párrafo aparte para las bandas inglesas como UB40, Aswad, Capital Letters, Steel Pulse, y la mejor de todas, Black roots, que todavía sigue sonando y editando en vinilo.

Rocksteady, roots, dub, dance-hall, rockers, lovers, ragamuffin, new roots, cualquier estilo de reggae que elijas, nunca sonará igual si no es en vinilo.

Por Carlos Nocera

 

Chile volverá a fabricar discos de vinilo en 2017

vinyl-pressing-plant

Luego de la fallida iniciativa del sello Discos Río Bueno (comentada en esta revista), la cual quedó estancada por problemas técnicos y presupuestarias, la empresa Libre Records se propone comenzar a prensar discos en Chile después de 30 años.

La planta ya estaría instalada en la zona de la Reina, y según los responsables, los primeros LPs serán prensados a partir de Marzo del año entrante. Según Diego Ili, el ingeniero de sonido a cargo del proyecto, las ventajas de producir los discos localmente consisten en la posibilidad de realizar el control de calidad “in situ”, además de abaratar costos de producción y acelerar los tiempos de entrega. La planta comenzará fabricando 20.000 discos al mes, a la espera de poder aumentar la producción durante el mismo año.

Libre Records se sumará entonces a las demás fábricas que ya están operativas en la región. Enhorabuena.

 

 

 

Un tour virtual en 3D por la disquería Papa Jazz de EEUU

La disquería “Papa Jazz” les propone a sus clientes un original recorrido de sus bateas en tres dimensiones, al mejor estilo Google Street View. Utilizando el mouse y las flechas de dirección del teclado se puede recorrer visualmente todo el interior de esta tienda estadounidense especializada en jazz. Además, la disquería cuenta con discos de Funk, Soul, Indie Rock, Hip Hop, entre otros géneros. Una buena idea para las demás disquerías, tanto de Argentina como del resto del mundo.

papa-jazz

Se puede acceder al tour virtual desde acá: https://my.matterport.com/show/?m=UuzspuhWBsV

 

Algunos consejos para organizar y catalogar tu colección de discos

record-collection

A medida que nuestra colección se amplía, comenzamos a perder noción de los discos que forman parte de ella. Por este motivo, es recomendable mantener nuestros discos organizados según uno o varios criterios, además de tener un catálogo actualizado. A continuación, algunas ideas para mantener organizada nuestra colección de discos.

Criterios de organización

La cuestión del criterio a utilizar para mantener organizados nuestros discos depende de un factor crucial: el tamaño de la colección. Según mi experiencia personal, cuando mi colección era más bien pequeña (menos de 50 discos), no sentía la necesidad de organizar los discos bajo ningún criterio. Esto se debía a que visualmente podía recorrer toda la colección en menos de un minuto, y luego elegir el disco que deseaba escuchar. Pero a medida que mi colección fue creciendo, sentí la necesidad de organizarla de alguna forma.

Colección chica (hasta 100 discos)

Es probable que si tenés una colección de hasta 100 discos, recuerdes prácticamente cada artista y álbum que forma parte de la misma. En este caso, lo más recomendable es organizarla de forma alfabética (A-Z según el nombre del artista o grupo).

Colección grande (más de 100 discos)

Cuando tu colección comienza a crecer es probable que no te sientas satisfecho con el método alfabético. Esto se debe a que comenzarán a mezclarse artistas que no tienen nada en común salvo la primera letra de su apellido o grupo al que pertenecen. En estos casos es recomendable dejar de lado el criterio alfabético y empezar a organizar los discos según la época o el género.

La organización por género es bastante trabajosa porque comienzan a entrar en juego decisiones subjetivas, además de requerir un gran conocimiento musical, en particular de los subgéneros. Un desconocimiento de los mismos terminará ocasionando que, por ejemplo, si decidimos que un grupo como Black Sabbath y otro como The Rolling Stones sean clasificados como “Rock”, se terminen mezclando grupos que no tienen mucho que ver entre sí.

Por este motivo, además del criterio genérico, una buena solución es agregar el criterio temporal (organización por épocas). Muchos subgéneros surgen a partir de la combinación de género y época, como por ejemplo, rock de los 60s, folk de los 70s, etc. Utilizando dos criterios, la búsqueda de los discos resultará una tarea mucho más sencilla. Cuantos más subgéneros agreguemos, más específica resultará la división entre los discos.

A medida que la colección siga creciendo es probable que sea necesario agregar un tercer criterio de organización (pienso por ejemplo en un criterio geográfico, es decir, que considere el origen de los artistas y grupos).

Consejos para catalogar tu colección

Una vez que definimos el criterio o los criterios de organización de nuestra colección, es hora de llevarla a una lista o catálogo. Existen varias herramientas que nos pueden ayudar a catalogar correctamente nuestra colección.

En particular, la web Discogs es una excelente opción para realizar dicha tarea. En otra nota ya hemos comentado algo sobre este sitio. Ahora nos enfocaremos en la herramienta “Collection”, la cual nos permite llevar un registro online de nuestra colección. La gran ventaja de catalogar nuestros discos en Discogs es que además de tener una lista con el artista y álbum correspondiente, tendremos acceso a información de la edición específica que poseemos. Esto no es un dato menor considerando las variadas ediciones existentes de un mismo disco. De esta manera, tendremos un registro en el cual sabremos si de tal disco poseemos una edición original o una reedición. Además, usualmente no es una opción o la otra, sino que existen muchísimas variantes. En muchos casos, existen ediciones del mismo año y del mismo país de origen, en las cuales lo único que varía es el número de matriz.

Otra cuestión importante es llevar un registro del estado de las tapas y de los discos de nuestra colección. Para esto, en Discogs tenemos la opción de agregar notas en cada título, referidas al estado, además de otro tipo de aclaraciones. Cuando poseemos una colección muy grande, quizás necesitemos agregar una aclaración que haga referencia a la ubicación física del disco en cuestión (previa sectorización de la colección física).

Una opción interesante de la sección “Collection” es la que nos muestra un valor estimativo de nuestra colección. Esta opción puede resultar útil a la hora de asegurar nuestra colección ante posibles daños.

En la sección de comentarios podés contarnos sobre tus criterios de organización y métodos para catalogar tu colección.

Por Hernán Touzón

 

 

El Record Clamp y su utilidad a la hora de escuchar discos

Hace algunos días tuve la oportunidad de adquirir un record clamp. Para los que escuchan este término por primera vez, se trata de un accesorio que se utiliza sobre el centro del disco y tiene la función de aplanarlo al momento de la reproducción.

michell-englandJA Michell Record Clamp – Su precio ronda los US$ 60.

Existe cierta controversia en el mundo de los coleccionistas sobre la verdadera utilidad de este accesorio.

En primer lugar, hay que diferenciar entre varios tipos de dobladuras para las cuales este accesorio sería una solución. En mi experiencia personal, al utilizar el clamp sobre distintos discos pude notar que este accesorio sirve únicamente para aplanar discos “ovalados”, esto es, discos cuyas dobladuras son regulares y van desde el centro hacia afuera. En otro tipo de dobladuras, como por ejemplo discos que presentan ondulaciones (severas o mínimas) sobre el borde, el clamp no tiene ninguna función.

En segundo lugar, muchos coleccionistas y audiófilos que utilizan el clamp destacan una mejora considerable en la calidad de sonido. La explicación técnica tiene que ver con el hecho de que al fijar el centro del disco, el clamp reduciría las vibraciones por resonancia generadas al momento de la reproducción. Esto permitiría que la púa  no realice movimientos bruscos al pasar por el surco.

La elección sobre el uso del record clamp es personal. Hay que considerar el modelo a adquirir debido a que suelen estar diseñados para tocadiscos específicos, por lo que varían las formas de enganche de  la parte inferior.

A continuación, presentamos comentarios de coleccionistas y audiófilos que dan su opinión al respecto:

“Creo que el clamp no tiene ninguna utilidad, le agrega peso al plato y fuerza el motor del tocadiscos. Si hacemos un blind test entre un disco con y sin clamp, no vamos a notar diferencias”
Diego Miranda

“En un equipo de buenas prestaciones es imprescindible, puesto que se supone que ese equipo tiene una bandeja de alto rendimiento en la cual todo se focaliza en abortar las vibraciones transmitidas desde el motor. El clamp ayuda bastante porque aprieta el LP contra el mat y neutraliza en gran parte los remanentes de las vibraciones pero, como todo, es efectivo en la medida en que todo el equipo asociado sea capaz de hacer notar la diferencia. En un BUEN EQUIPO es elemental.”
Daniel Lestard

Compartimos dos reviews y demos de los record clamps JA Michell y Clearaudio (idioma inglés)

¿Usás clamp en tu bandeja? Podés contar tu experiencia en la sección de comentarios.

Por Hernán Touzón

El tocadiscos Brionvega de David Bowie se vendió por £257.000

img_0541

La semana pasada, el tocadiscos personal de David Bowie fue vendido en Sotheby’s por £257.000 (US$ 324.000).

Diseñado en 1966 y de fabricación italiana, el tocadiscos fue subastado junto con otras 267 piezas de arte de Jean-Michel Basquiat, Frank Auerbach, Marcel Duchamp, Henry Moore, Graham Sutherland y Damien Hirst, entre otros. Todas las piezas pertenecían a la colección personal del músico inglés.

La empresa Brionvega continúa fabricando este tipo de equipos, aunque actualmente incluyen reproductor de CD, radio y entrada auxiliar, además de tocadiscos. Se mantiene el diseño vintage tan característico con las opciones de color blanco, rojo y azul. El precio de venta actual ronda los €6000.

¿Es el desgaste del vinilo un mito? El caso de los discos de hace 50 años que aún suenan bien

vinyl-records

Cuando a comienzos de los años 80 el CD hizo su aparición, uno de los aspectos más atractivos de pasarse al mundo digital era que los mismos no se desgastarían por el uso continuo. Eso es cierto, pero los CDs rayados pueden tener saltos o volverse completamente ilegibles. Si bien los LPs son mucho más frágiles, aún disfruto de discos que adquirí allá por los años 60. Incluso de chico, siempre traté con cuidado a mis discos, y aunque tengan ruidos, clics y pops ocasionales, algunos de mis viejos discos suenan mejor para mis oídos que los CDs. Con un tocadiscos decente lo analógico puede sonar mucho más natural que lo digital. No estoy menospreciando lo digital, tengo miles de CDs, pero en términos de placer musical los LPs destronan a los CDs.

Es una cuestión de preferencia personal. Algunas personas no toleran las imperfecciones del sonido analógico, y está bien que se aferren a lo digital. Pero es innegable que cada vez más y más gente, joven y vieja, está acercándose al vinilo.

Muchos detractores del disco de vinilo suelen insistir en el hecho que los LPs pueden “desgastarse”. Sí, el acto de reproducir los discos agrega una pequeña cantidad de ruido, clics y pops con cada pasada, pero los discos que escucho con mayor frecuencia en parlantes de alta fidelidad aún suenan bien para mí. Estoy suponiendo, pero estimo que algunos de mis discos de The Rolling Stones y Motown fueron reproducidos entre 200 y 300 veces, y nunca los reemplacé por las ediciones remasterizadas. Sacar un disco de su funda trae recuerdos, cada LP genera conexiones con el pasado.

Me gusta el sonido de los discos viejos. Cualquier disco fabricado antes de 1980 proviene definitivamente de una grabación 100% analógica. De ahí en adelante, incluso los masters de cinta fueron convertidos a digital en alguna parte del proceso. Si realmente querés experimentar aquello que algunos audiófilos prefieren de los vinilos, probá con una buena edición original previa a 1980. No estoy diciendo que todos los discos anteriores a 1980 suenen bien, en lo más mínimo, pero el estado del disco es fundamental. Los discos marcados, rayados o sucios pueden sonar muy pero muy mal, es preferible inspeccionar bien los discos usados, o mejor aún, escucharlos antes de comprarlos. Luego, en tu casa, podés limpiar el resto de la suciedad.

Es cierto, los LPs pueden desgastarse, pero yo tengo varios cientos de discos anteriores a 1970 que aún suenan muy bien, así que en términos prácticos el desgaste no es un tema crucial. Cuando veo discos desgastados, estropeados, al menos puedo decir que su dueño original disfrutó esa música una y otra vez!

Si comprás LPs o simples antiguos, compartí tus impresiones sobre el tema del desgaste en la sección de comentarios.

Por Steve Guttenberg

Nota originalmente publicada en idioma inglés en la web CNET.COM

 

El libro que rinde homenaje al disco de vinilo y a su historia

image

“Vinilos: Historia Ilustrada del Disco” es el título del libro que rinde homenaje al formato musical más longevo de la actualidad.

Mike Evans, músico y escritor, relata la historia de los discos de vinilo desde su nacimiento hasta la irrupción del CD, incluyendo su retorno triunfal.

La edición en español verá la luz el 5 de abril en España. Aún resta saber si el libro será editado en Latinoamérica

“Para que algo reviva, primero tiene que desaparecer, y esto, en el caso del vinilo, comenzó en los 80 con el auge del CD. Sin embargo, ni siquiera la caída en picada de las ventas supuso el final definitivo para este formato, que sobrevivió hasta experimentar un auténtico boom en la década de 2010. Los vinilos cuentan hoy con una legión de adeptos que no se resisten a la fascinación de todo un objeto de culto. Ahora que cualquier tema está tan solo a un golpe de clic, los auténticos fans de la música vuelven a disfrutar más que nunca del placer de coleccionar sus discos favoritos.” Editorial Lunwerg.

 

Publican la lista oficial de lanzamientos del Record Store Day 2016

RSD

Ya se puede acceder al listado completo de lanzamientos del Record Store Day de este año. El evento, que ya es un clásico entre coleccionistas y melómanos de todo el mundo, tendrá lugar el día 16 de abril en distintas ciudades de EEUU, Canadá, México, Reino Unido, Alemania, Francia, Bélgica, Holanda, Italia y España.

Entre los destacados se encuentran dos Picture Discs de David Bowie (“TVC15” y “I Dig Everything”), el solo debut de Albert Hammond Jr “Yours to Keep” y un boxset de Lush (Origami) incluyendo sus tres discos de estudio más dos recopilatorios.

La lista está disponible en formato PDF, y se puede ver siguiendo este link.