Limpieza de vinilos: Desmitificando las recetas mágicas

MITOS DE LIMPIEZA

En estos días en que el vinilo toma un auge vigoroso, los mismos ladrones que prometían calidades hiper sónicas con el CD y viajes auditivos con el MP3 aprovechan para efectuar nuevas diabluras. Su blanco preferido es la limpieza y la eliminación del ruido (además de los Artaud, claro está) : disfrutando del desagrado que provocan las frituras en muchos audiófilos neófitos, estos “gordos valores” del audio venden sendos líquidos y adminículos, supuestamente indispensables para una buena escucha.

Así se agolpan cepillos importados, fórmulas que se presentan como las verdaderas paladinas anti suciedad, e incluso máquinas limpiadoras, las cuales rivalizan con Star Trek en imaginación de diseño. Pero todas estas elucubraciones líquidas chocan con la realidad. Pues los vinilos no se manchan con materiales de laboratorio o nitrogilicerina; simplemente, polvo, pelo y otras raleas de la casa encuentran refugio en los surcos de los discos. A dos niveles: en la superficie y en el surco. Por esto mismo, una limpieza correcta no requiere ningún ritual de carácter mitológico. Basta con operar en estos dos niveles adecuadamente, para luego no escuchar huevos fritos detrás de la voz de un Robert Plant, por ejemplo.

record-cleaning-soft-cloth

EL MÉTODO

Simplemente necesitaremos de alcohol (del común, no del isopropílico), algodón y un pincel número 18 (muy finito, se consigue en librerías o tiendas de productos de pintura). El disco en cuestión será puesto a girar en una bandeja en desuso (si no se dispone de una, no hay ningún problema, pero es preferible recurrir a algún armatoste viejo). Con suavidad, pasaremos una bolita de algodón embebida en alcohol sobre los surcos del disco. Hagámoslo con paciencia, sin olvidar ningún intersticio y recurriendo a algo que pueda entretenernos en el ínterin (los reproductores de CD sirven perfectamente para este propósito). Una vez completado este paso , habremos eliminado la suciedad más superficial.

Vayamos al surco. Mojemos abundantemente las cerdas del pincel con alcohol. De manera perpendicular, lo apoyaremos sobre el surco, moviéndolo de afuera para adentro. ¿Cómo sabremos que hemos llegado al fondo? Bueno, cuando escuchemos un sonido similar a ardillas (o a los Bee Gees), habremos conseguido nuestro propósito. Este paso un tanto ruidoso lo haremos meticulosamente alrededor de todo el surco, como lo hicimos anteriormente.

Aquí viene el último tramo de nuestra maniobra. Embebemos otra bola de algodón en alcohol, y la pasamos sobre el vinilo; pero esta vez, lo haremos con una presión fuerte. De este modo, habremos removido toda la suciedad desatada por nuestro caro pincel.

EL RESULTADO

Tras esto, dejaremos secar el disco en algún lugar limpio. Media hora de reposo es un tiempo más que suficiente. Luego, repetiremos los pasos con el lado B de nuestro objeto querido. Una vez terminada la limpieza, podremos escuchar al disco sin ningún problema. Las frituras se habrán reducido al mínimo o por completo (como sabrán, no es lo mismo un 180 gramos que un usado); pero quédense tranquilos, que este método está pensado específicamente en los vinilos sucios.

Los discos nuevos no requieren de acciones tan complicadas, a pesar de que muchos digan que las ediciones de alto gramaje vienen recubiertas de un polvillo de fábrica. En todo caso, si disponemos de tiempo aplicaremos estos consejos y habremos eliminado cualquier resquicio de ruidos. Cabe decir que el miedo a los hongos es una leyenda pergeñada en las fábricas de los vendedores. No necesitan de nada especial para acabar con ellos (en caso de que verdaderamente existan ); simplemente, apliquen los mismos pasos dichos previamente.

Esperemos que les hayan servido estas humildes recomendaciones y recuerden lo más importante: las frituras mínimas son parte del mundo vinílico. Para un sonido “limpio” y artificial, ya tenemos los CD. Acá no habrá imperfecciones, pero a costa de perder el sonido natural. Claro está; el que no arriesga, no gana.

Por Victor Tapia

7 respuestas a “Limpieza de vinilos: Desmitificando las recetas mágicas

  1. Gracias por la informacòn, pero un preguntita, para el mantenimiento, se pueden limpiar con un pulverizador con agua y unas gotitas de detergente lava vagilla????, me lo recomendò alguien què colecciona pero despuès de leer èsta nota estoy en dudas. Le afecta al vinilo si los sigo limpiando de èsta manera???, gracias saludos cordiales.

    Me gusta

  2. El peor sistema de limpieza que he leido!! No se les vaya a ocuir usar algodon y alcohol normal!! El algodon deja residuos y el alcohols corroerá sus discos!
    Solo usen una mezcla de alcohol isopropilico mezclado con agua destilada en un paño de microfibra.

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s