Por qué Apple y Beats deberían vender tocadiscos

Apple y Beats

Algo está cambiando en la industria musical. A la vez que las tecnologías digitales se vuelven cada vez más omnipresentes y multifuncionales, surgen nichos de mercado interesados en tecnologías y eventos previos. No sucede únicamente con la música, sino que los ejemplos son incontables: van desde la industria del cine hasta el mundo de la moda. En el caso particular de la música, el interés por la “época dorada” del formato físico (los años 70) se ve también reflejado en series de TV, como en la inminente “Vinyl”, producida por Martin Scorsese y Mick Jagger.

Recientemente, la revista The New Yorker publicó un articulo en el cual se pregunta sobre la necesidad por parte de empresas líderes en el sector de tecnología informática y audio de considerar este suceso. No es únicamente una cuestión de fetiche en relación al objeto lo que rodea al mundo del vinilo (la sensación visual y táctil al tener el disco en las manos), sino que los discos necesitan de tocadiscos para ser reproducidos. Los tocadiscos, como cualquier equipo de audio, son piezas tecnológicas que requieren de una inversión, una atención y espacio libre en los hogares.

La oferta actual del mercado va desde tocadiscos baratos enfocados hacia lo kitsch (el mejor ejemplo son los tocadiscos portátiles), hasta equipos profesionales capaces de satisfacer a los audiófilos más exigentes. Pero no existen modelos intermedios, apuntados a este nuevo tipo de consumidor surgido de un interés no menos genuino por el disco de vinilo.

Dentro de la industria de la música, la categoría de los equipos de audio ha probado ser la única realmente lucrativa. Beats llevó auriculares de alta calidad al consumidor promedio, mientras que Apple, en el apogeo del iPod, estandarizó el almacenamiento de MP3 contenido en un único reproductor. Ambas empresas lograron unificar distintas experiencias en un único tipo de producto.

Sin embargo, hoy en día el énfasis de Apple y Beats está más en el software que en los equipos electrónicos, a través de Apple Music. ¿Por qué no equiparar la ecuación, ofreciendo la mejor experiencia posible en formatos digitales y físicos, tanto para el audio hogareño como para los equipos portátiles? Si bien el disco de vinilo es más caro de producir, su rentabilidad es mayor que la que otorgan las descargas digitales o el streaming.

Durante las últimas navidades, el equipo de audio más vendido por Amazon no fue precisamente un parlante bluetooth, sino un tocadiscos marca Jensen (con 3 velocidades y parlantes incorporados) de menos de 50 dólares.

Jensen

Si Apple y Beats tomaran esto en cuenta, notarían que un nuevo tipo de consumidor está aún a la espera.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s